POR Q VER TELEVISION?

Posted on marzo 3, 2010

0


Sirve para disfrutar un placer conocido, comprender que atormenta/divierte a cada sociedad, encontrar las morales colectivas, pensarnos desde el amor, comprender la política.

La telenovela es la estética de la repetición. Uno como televidente se relaja, emociona y goza gracias a ese placer conocido: mujer pura que salva a hombre equivocado. La sorpresa es cómo nos lo cuenten.

La telenovela es un placer, no de contenidos. Mientras los intelectuales van a ver los contenidos, los televidentes disfrutan de un relato popular que cuenta desde la narrativa oral y la moral del pueblo. Donde unos ven contenidos, otros ven cuentos.

La telenovela sirve para comprender qué atormenta/divierte a una sociedad. La televisión es conservadora y la telenovela aún más. Cuando una historia/contenido llega a convertirse en telenovela y tiene éxito, es porque la sociedad está dispuesta a que ese relato se haga público.

Por eso, los brasileños siguen explorando la telenovela como espacio reflexivo de sus asuntos internos: religiosidad, modo africano, identidades, y poco se meten con los problemas cotidianos y los sufrimientos del presente.

Por eso, los argentinos buscan preguntarse por su enigma interior, por su búsqueda psiquiátrica de colectivo, por su ser-en-sociedad y poco ceden al puro amor y al éxito.

Por eso, Televisa sigue contando melodramas de la mexicanidad: patria, familia y Virgen de Guadalupe.

Por eso, los colombianos comenzamos reconociendo que éramos Caribe (Caballo viejo y Escalona); provincia/rurales (Café) para pasar a ser urbanos (Betty la fea) y ahora a ser cultura narco (Capo, Las muñecas, Rosario Tijeras).

La telenovela sirve para pensarnos desde el amor. El éxito en los pobres está en alcanzar el amor. Bueno, y ahora con el narco.tv es si tiene billete, todo vale. Así de simple.

La telenovela nos permite analizar la política de presidentes/galanes (Evo, Uribe, Chávez, Correa, Lula), que buscan desde lo emocional y moral salvar a sus amadas/equivocados pueblos.

Su propuesta es de amor y su actuación, de galanes. El presidente Uribe, hace poco, a los alcaldes de Colombia (de bronca con él) les dijo: “Espero que el próximo presidente los quiera la mitad de lo que los he querido yo”. ¡El asunto no es de políticas públicas sino de amor!

ÓMAR RINCÓN
CRÍTICO DE TELEVISIÓN

eltiempo.com.co

Anuncios
Posted in: Uncategorized